El benchmarking radica en evaluar e investigar a tus rivales o competidores para hacer mejor tu propia estrategia de marketing y poder tener la mayor diferenciación posible. En este articulo, te explico cómo trabaja esta metodología y cómo puedes usarla para lograr beneficios. ¡No te lo pierdas!

Muchas compañias vigilan a la competencia intuyendo que es considerable llevar a cabo sus tácticas y estrategias. La mayoría de las veces para intentar saber cuál es la clave de por qué ellas logran vender más que nosotros.

¿De qué sirve vigilar a nuestros competidores si no sabemos como lograr beneficio con lo que observamos? Desde aquí surge la idea básica del benchmarking, que no deja de ser una técnica de optimización continua de nuestros procesos.

Por eso quería recordarte por si no te has dado cuenta aún, que sistematizar el benchmarking debería formar parte habitual de tus estrategias de marketing.

 

¿Qué es el benchmarking?

El benchmarking es el desarrollo de evaluación continuo de los procesos para seguir y comprobar los desarrollos de productos o servicios de tus mejores competidores, y compararlos con nuestra oferta actual. El objetivo es mejorar nuestros productos y servicios.

La evaluación comparativa alienta a las empresas a pensar más allá de sus limitaciones, a buscar factores clave que aumenten exponencialmente su competitividad.

Esto no tiene que ver con copiar literalmente lo que está proponiendo nuestra competencia, si no de estudiar que están realizando para mejorarlo y ante todo, diferenciarlo siempre que sea posible. Si tomamos como referencia los líderes de cada sector, esto nos permitirá analizar como mejorar nuestros productos, servicios, tácticas y procedimientos para más adelante mejorarlas y adaptarlas a nuestro negocio o empresa. Se trata de mejorar constantemente nuestra competitividad.

 

¿Para qué nos sirve el benchmarking?

Aplicado a nuestras estrategias de marketing, el benchmarking nos permite desarrollar un sistema de análisis de la competencia y sus actividades para mejorar nuestra propuesta de valor.

El benchmarking como ya he comentado, no significa copiar o plagiar a tus rivales. Eso casi nunca nos reportará beneficio. Ellos llevan más tiempo haciéndolo y habrán optimizado sus procedimientos. Además si perdemos nuestra esencia o identidad, estamos perdidos. La imagen de marca de nuestra compañía, nuestra misión, nuestros valores y, generalmente, todo nuestro branding son nuestra esencia como empresas o profesionales. No podemos dejar de ser lo que somos porque perderíamos nuestra esencia.

Pero siempre deberíamos querer mejorar y dar la mejor respuesta posible a los problemas de nuestros clientes.

El benchmarking es innovar, hacer mejor y diferenciarnos de nuestros competidores.

En Japón, hay una palabra que se usa a menudo en el entorno empresarial, llamada “dantotsu”, que podría traducirse algo así como “luchar para convertirse en el mejor”.

Eso es lo que es el benchmarking: encontrar los puntos más fuertes de los mejores en su segmento o sector, tratando de superarlos cada día. Es descubrir y ver los fallos de tus rivales y entender por qué ocurren, se trata de aprender de los errores de los demás. Es un proceso de reflexión profundo centrado en la innovación incremental y continua, en todas las áreas de la empresa, con el objetivo de lograr la excelencia integral en la organización.

El medio para lograrlo es intentar sistematizar el proceso y por eso te propongo una serie de fases, que vemos más adelante, que nos servirán para realizar la estrategia de benchmarking. Tendremos la posibilidad de determinar de qué forma nuestro negocio puede llegar a ser el líder de su sector.

Los ejemplos en la historia empresarial son inmensos. Piensa en Inditex, Amancio Ortega hacia ropa como muchos otros, pero diseñó in sistema de producción y de adaptación a los gustos de su clientela, que les hizo diferentes. Miró lo qué había en el mercado y desarrolló su propio sistema, hoy mundialmente conocido. En este momento son un referente en su sector y muchos otros lo analizan y miran para intentar superarlos.

Y eso es lo que tienes que llevar a cabo tú mismo con tu propia marca: obtener datos de tus competidores y aplicarlos en tu benchmarking para ser diferente y, en la medida de lo posible, mejor que ellos.

Tipos de benchmarking

Hay diversos tipos de benchmarking: competitivo, interno y funcional. El propósito habitual de los tres tipos es contribuir a los managers o gestores de empresa a que miren hacia fuera de sus departamentos, de sus organizaciones, hacia su competencia o hacia otros sectores en las que hay empresas que lideran el sector o actividad.

-Competitivo

El benchmarking competitivo busca medir los productos, servicios, procesos y funcionalidades de los competidores principales para hacer una comparación con nuestro proyecto y poder descubrir y realizar actualizaciones que superen a las de nuestros competidores.

A nivel práctico puede el más difícil de realizar de los tres tipos, ya que el exámen y el estudio como ya he citado se hacen sobre los primordiales competidores debería ser cuantitativo. Lo que se mide se puede mejorar. Eso significa que a menudo cuesta conseguir los datos de la competencia. ¿Esto significa que no se puede realizar? Desde luego que no, pero por supuesto, la toma de datos precisará de más herramientas que pueden elevar el coste del estudio.

-Interno

El benchmarking interno analiza dentro de nuestro propio proyecto empresarial. Hemos de analizar los diferentes procesos y departamentos para descubrir las mejoras potenciales. Se trata de comparar procesos y departamentos con el benchmark o referencia asignada.

Es el más simple de hacer dentro de empresas incluso con un cierto tamaño, debido a que la información se obtiene dentro de nuestra propia empresa.

-Funcional

El benchmarking funcional identifica las mejores prácticas de una empresa que sea de las mejores en las áreas o sectores que se quieren optimizar. No es requisito imprescindible que esta empresa o profesional sean competidores directos ni que pertenezcan al mismo sector.

Este tipo suele ser muy productivo, ya que al no tratarse de competidores directos no hay demasiado inconveniente en compartir datosy facilitar la información que se requiere para el estudio.

 

Beneficios del Benchmark en nuestra estrategia de marketing

La evaluación comparativa proviene de la palabra inglesa ‘benchmark’, que significa ‘referencia’, y es una herramienta de gestión esencial para la mejora de procesos, productos y servicios.

Para destacarse en el universo de Internet y explotar totalmente todas las utilidades que el marketing y la comunicación digital ponen a nuestra disposición para el triunfo de nuestro proyecto digital, deberíamos hacer una especie de guía que nos sirva de base para investigar la eficacia de nuestras tácticas digitales frente a otras compañias que son referencia en nuestro sector.

¿Desea incrementar sus resultados y seguir en un punto que está experimentando?

Sea en la generación de usuarios potenciales , el número de visitantes, la presencia en otras comunidades o el posicionamiento de su sitio web en la búsqueda orgánica, la evaluación comparativa digital es una utilidad sorprendente que nos proporcionará información importante para arreglar lo que no está surtiendo resultado o efecto y poder continuar adelante.

Esto no significa quedar paralizado o rehén de las acciones de la competiencia y centrar toda nuestra estrategia comercial en este aspecto.

Lo importante aquí es usar los datos obtenidos de la revisión de las tácticas o estrategias digitales usadas en el mercado para mejorar nuestras virtudes.

Ahora, comprenda más sobre el marketing digital y sus tácticas para considerar qué investigar en sus competidores.

 

¿Qué debemos analizar?

En el marketing digital, podemos hacer una evaluación comparativa o benchmarking para auditar las estrategias de marketing online de nuestros competidores directos, como averiguar por qué palabras clave se están posicionando, en qué redes sociales son más activos o que estrategia de email marketing usan más, incluso saber que anuncios y ofertas están promocionando en cada momento.

Un óptimo benchmarking nos ayudaría a responder con relativa facilidad las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo se posicionan sus competidores en Internet? ¿Qué blogs o url de su sitio web les traen más tráfico orgánico?
  • ¿Cuál es el tono usado, el tipo de información compartida y con qué continuidad establecen contacto con su público?
  • ¿En qué canal invierte más y qué tácticas se usan?
  • ¿Cómo interactúan y se relacionan con los clientes?
  • ¿Sus acciones de marketing digital que están provocando más o menos participación de sus usuarios potenciales?
  • ¿Cómo se presenta el diseño, la estructura, la velocidad de carga y la experiencia de los usuarios en la navegación por su página web?

Luego de considerar los datos obtenidos y los puntos positivos y negativos de la estrategia de marketing de su compañía, los resultados nos van a permitir construir nuestro modelo de referencia o benchmark para seguir el camino de mejora.

Paso a paso para realizar un proceso de benchmarking

Como todo proceso de desarrollo, un benchmarking tiene una serie de pasos establecidos que hemos de utilizar para sistematizar el proceso de mejora de nuestros proyectos empresariales.

Para practicar todo lo anterior y mejorar nuestra estrategia de marketing, puedes seguir los siguientes pasos:

1. Seleccionar de uno a cinco competidores

Aprovechemos la posibilidad de elegir algunos competidores directos y además alguna empresa de otros segmentos para asegurar información que vaya más allá de nuestro sector de especialización.

2. Definir los indicadores a examinar (cualitativos y cuantitativos).

Creemos una tabla de datos para contrastar puntos particulares de cada empresa de acuerdo con los criterios que consideremos importantes para nuestro negocio.

Como Consultor de Marketing Digital, es relativamente sencillo comprobar, la actividad de las marcas en sus redes sociales, las estrategias de marketing de contenidos o content marketing que proponen, la calidad del contenido publicado y la estructura de sus landing pages.

Por supuesto, que además podemos conocer otras muchos datos de las empresas o negocios estudiados como:

  • páginas indexadas en los motores de búsqueda
  • metaetiquetas (esa línea de código que enseña de qué se habla en cada sitio) utilizadas
  • velocidad de carga del sitio
  • autoridad del sitio web en internet y redes sociales
  • calidad de contenido
  • presencia en redes sociales
  • actividades, contenido, tamaño y participación de la red social online (redes sociales)
  • diseño de websites y redes sociales
  • tipo y lenguaje utilizado en los textos, además de comentarios recibidos
  • campañas de anuncios y ofertas específicas

3. Obtener los datos para el análisis

Hay numerosas herramientas que nos van a ayudar para recopilar todos esos datos (algunas gratis, otras no). Luego pondremos algunas de las que utilizamos habitualmente aunque hay muchas más.

Como sabemos, con los mejores datos objetivos haremos un óptimo exámen que es fundamental para la toma de decisiones en nuestras estrategias de marketing digital.

4. Comparar y analizar toda la información recopilada

Las hojas de cálculo de Excel nos serán de gran ayuda en este momento. Nos ayudarán a catalogar todos los datos recopilados y comprobar todos los resultados. Esto nos permitirá comparar y analizar todos los datos y seleccionar  que nos sirve y podemos utilizar para nuestro negocio y qué no es importante para nuestro sector de especialización.

5. Informe de conclusiones

Con todo lo mencionado en la mano, lo mejor es preparar un informe con todas las conclusiones conseguidas, las oportunidades encontradas, los puntos que destacan para hacer mejor nuestras estrategias digitales y, por supuesto, también recoger las probables amenazas y recomendaciones acerca de cómo evitarlas.

 

Herramientas para desarrollar un benchmarking

Hay numerosas utilidades que nos asisten para hacer un análisis de la competencia. Solo voy a nombrar algunas de las que utilizo cada día al gestionar proyectos de este tipo.

Si conoces alguna que te parece imprescindible, ´te agradeceré que las añadas en los comentarios finales del post..

– Ahrefs

Para mí es imprescindible y es la primera herramienta que consulto. Tiene coste. Con los años han ido mejorando sus datos que provienen directamente de Google.

Te permite multitud de consultas pero para mí las principales son las estructura de enlaces que recibe la competencia y las palabras clave por las que están posicionando. Es la punta del iceberg de los datos que son capaces de proporcionar.

– Google Trends

Herramienta gratuita de Google que nos ayuda para el benchmarking.

Nos permite comparar palabras clave o marcas a lo largo del tiempo y por zonas geográficas.

– Similarweb

Es mi favorita por su facilidad.

Te da datos semejantes a los de Google Analytics, como visitas o tiempo de estancia en la página web de los individuos. Además exhibe un top de la página en relación al propio país y al planeta.

 

– Estadísticas proporcionadas por las propias redes sociales

Todas las redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter, Linkedin y Youtube, proponen sus propias herramientas para proporcionar el alcance y engagement del contenido que están publicando.

Facebook, entre otras cosas, nos da la alternativa de elegir algunas páginas de empresa semejantes a las nuestras para investigar y contrastar su ritmo de publicaciones o respuesta a sus contenidos, siguiendo de forma sencilla las actualizaciones y el desarrollo de cada uno.

Twitter nos ofrece la alternativa de hacer listas públicas y privadas de otras cuentas. Ahí podemos añadir los perfiles de nuestros competidores y vigilar el desempeño de todos ellos de una forma más estructurada.

Conclusiones personales

Para terminar, me gustaría recordarte que para realizar una estrategia de benchmarking o mejora y optimización continua tenemos que medir todos los procesos. Medir es la única manera de tener datos objetivos para evaluar la mejora y los resultados.

Hemos de tener muy claro el punto de partida de nuestros KPI´s para comprender la mejora regular de nuestro benchmarking.

Has de entender que la competencia nunca es tu enemiga. Al contrario, los grandes rivales son los que suelen sacar lo mejor de ti porque has de superarte. En la competición deportiva, es un concepto básico que comprendemos. Rafa Nadal es muy bueno porque Federer y Djokovic se exigen entre ellos para ser mejores cada día.

La competencia, si somos listos, siempre nos va a hacer mejores, a dar un mejor producto o servicio a nuestros clientes y nos va a permitir diferenciarnos aplicando nuestras estrategias de marketing diferentes a las de ellos.

Competir nos hace mejorar.

¿Has realizado alguna vez estrategias de benchmarking? ¿Te las habías planteado? Comparte tus ideas en los comentarios porque así mejoramos todos

Pin It on Pinterest

Shares

Comparte si te ha gustado el contenido !!!

Crear contenido nos exige tiempo y esfuerzo. Si comentas nuestro contenido y lo compartes nos ayudas a seguir avanzando. Gracias por todo !!!

1
¿Te puedo ayudar?
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?
Soy Marcos de la Vega, Consultor de Marketing Digital especializado en campañas de tráfico SEM y PPC. Si quieres unirte gratis a mi grupo TRÁFICO WEB sólo tienes que hacer clic y comenzamos ...
Powered by